Historia del colegio de las Hermanas Vicentinas

 

Las Hermanas Vicentinas habían llegado a la villa en 1867 durante la epidemia de cólera. Era su misión atender la salud física, moral y espiritual de los pobres. En 1871 dieron vida al hoy Instituto “Nuestra Señora de Lujan” cuando muchas familias porteñas llegaban a Lujan huyendo de la fiebre amarilla.

Corría el año 1859 y desde el puerto francés de El Havre partía un contingente de 3 misioneros y 12 monjas Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Los religiosos tenían por misión atender la evangelización en las parroquias y la dirección de seminarios, y las monjas debían encargarse de la atención espiritual de los enfermos del Hospital General de Hombres.

En 1867 José Manuel de Estrada les ofreció la posibilidad de fundar en Lujan una nueva casa para el desarrollo de sus obras de caridad. Las primeras religiosas que llegaron se establecieron en la calle 9 de Julio, en la finca de doña Lorenza Cano y después en la casa de los Estrada, donde ahora funciona la guardería “El Negrito Manuel”.

Estrada logro que las Vicentinas se establecieran en la calle 9 de Julio, donde se albergaron 9 ancianas, y poco después también les consiguió otra vivienda que las religiosas destinaron a las que necesitaban descanso o recuperar su salud. Esta nueva casa ubicada en la calle Lavalle 287 de a poco se fue transformando en escuela de primeras letras y de dictado de catecismo y desde allí salían las religiosas de la congregación para visitar a enfermos, regularizar matrimonios y otros menesteres propios de su misión cristiana.

No fueron pocas las veces que tuvieron sus platos vacíos a la hora de sentarse a la mesa ya que los enfermos estaban primeros a la hora de comer.

En 1904 por iniciativa del párroco Vicente Davani fue anexado el asilo para niños de ambos sexos, con una matricula de 120 alumnos. La Escuela Profesional fue creada en 1938 y un año después, los seis grados de la escuela primaria fueron incorporados a la enseñanza oficial.

Vinieron luego progresivamente el Magisterio, el Bachillerato con Orientación Pedagógica y el bachillerato común. En los últimos tiempos la iglesia se enfrenta al grave problema de la insuficiente cantidad de religiosos para atender las necesidades espirituales de la población. Lujan no esta al margen de esta realidad, razón por la cual la Congregación resolvió que las escasas Hermanas Vicentinas existentes en el país, fueran a cumplir con su misión en lugares mas apartados. Por lo tanto el edificio fue alquilado a los Casset quienes en 1996 devolvieron la conducción del establecimiento a las Hermanas.

El Instituto Nuestra Señora de Lujan esta parcialmente subvencionado por el Estado, y desarrolla sus actividades en el edificio que sigue perteneciendo a la comunidad religiosa.

Cuando la Congregación en 1987 dejo la conducción en manos de los laicos, quedaron en Lujan solo 5 Hermanas muy ancianas y retiradas de toda actividad, viviendo en un sector del Instituto, denominado Casa de Hermanas Mayores “Ave Maria”, el cual fue trasladado a Buenos Aires.

Zabala Lorena

Melendez Bernardo

Romero Arroyo Gonzalo

Nicosia Carolina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios